Cinco claves sobre los datos del paro de agosto

El paro registrado ha aumentado en 38.179 personas en agosto. Ya sabéis que agosto suele ser un mes malo para el empleo porque es cuando terminan muchos contratos de la temporada turística, sin embargo, este mes de agosto parece menos malo que otros meses de agosto de años anteriores. Aquí hay algunas claves para poner en contexto ese dato supuestamente menos malo.

1. El dato es mejor que la media de los últimos 10 años. Este ha sido el clavo ardiendo al que se ha agarrado el ministerio al ofrecer la cifra. Pero claro, esa media está muy, muy inflada por los datos astronómicos de destrucción de empleo desatados por el derrumbe del ladrillo, así que los datos de destrucción de empleo, destruido ya casi todo el empleo inmobiliario, son más suaves ahora.

2. El maldito paro desetacionalizado. Sin tener en cuenta las fluctuaciones veraniegas que provocaba el ladrillo y que sigue experimentando el sector turístico, el paro desestacionalizado sigue teniendo mala pinta. De hecho, sin tener en cuenta los vaivenes estacionales, el paro ha subido en 5.798 personas y este dato sí es peor que el mismo dato del año pasado, 1.292 parados más, cuando ya había empezado la actual recesión. Una fea señal sin paliativos.

3. La emigración. En los próximos meses, además, habrá que estar atentos a un fenómeno reciente que puede aliviar en falso las listas del antiguo INEM e incluso afectar a la EPA. Estoy pensando en la nueva emigración. La cifra de españoles, sobre todo jóvenes, que están saliendo del país en busca de empleo ya empieza a ser estadísticamente significativa y el fenómeno parece ir en aumento. Los emigrantes pierden la capacidad de ‘apuntarse’ o ‘renovar el paro’. Ojo, los emigrantes dejan de ser parados registrados —lo mismo ocurre con los extranjeros que vinieron a España hace años y están volviendo a sus países o reemigrando a nuevos destinos—: eso es cualquier cosa menos un síntoma de recuperación económica.

4. Los que se rinden. Hay otra reflexión importante por hacer. Los datos de paro ‘registrado’, ¿están perdiendo fiabilidad? Aquí caben algunas teorías ‘ojimétricas’. No parece descabellado pensar, por ejemplo, que mucha gente está desistiendo de apuntarse al paro salvo para poder percibir alguna prestación o hacer algún curso de formación; en la medida en que estas personas van agotando sus ayudas y derechos, parece comprensible una deserción creciente de los servicios públicos de empleo. Mucha gente se está rindiendo al menos a la hora de acudir a una oficina pública de empleo.

5. A medida que la crisis se prolongaba, los datos de paro registrado y las cifras —más fiables— de la EPA se han ido distanciando. A falta de la EPA del tercer trimestre, podemos hacer una comparativa entre las encuestas de los segundos trimestres de los últimos cinco años y los datos de paro registrado en el mismo periodo, hasta junio de cada año. La diferencia entre las cifras de paro registrado y paro confesado en la EPA ha aumentado constante y espectacularmente. En 2008 había más parados registrados en junio que en la EPA de su segundo trimestre (casi 9.000 más). Ahora la diferencia es a la inversa: la EPA del segundo trimestre de 2012 contaba más de un millón de parados más de los que estaban apuntados en los servicios de empleo. Es decir, un millón de parados reales, que buscan empleo y no lo encuentran, ya no están apuntados en los servicios públicos de empleo. Un desastre.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s