Libertad de rapeo

No conocía a Pablo Hasel porque soy un analfabeto musical, pero da igual. Ni siquiera ahora he escuchado sus canciones, pero da igual. He ojeado fragmentos de alguna entrevista suya en medios alternativos, pero da igual. Da igual lo que Hasel cante o diga o, mejor dicho, a mí me da igual. Mi respuesta al dilema de dónde poner el límite a la libertad de expresión es no ponerlo. Ninguno. Ahora los hay, lo se, y los acato, creo. Pero quiero que desaparezcan.

He leído algunas líneas que parecen definir a Hasel como antifascista, anticapitalista, antisistema… Me dan igual. Hermann Tertsch cree que en lo que dice hay “potencial para nuevo terrorismo antisistema”. Tertsch me da miedo, pero me da igual. Quiero que Hermann Tertsch pueda decir lo que le de la gana para darme miedo y quiero que gente como Hasel pueda rapear contra su discurso para darle miedo a Tertsch. Para que eso funcione necesito que no haya límites a sus libertades de expresión. Habrá que aguantar mentiras e insultos, pero si tengo toda la libertad para expresar que la mentira miente y que el insulto insulta, no me importa.

Parece que lo detienen por apología del terrorismo y Tertsch -que es solo un nombre para llamarlos a todos- rellena los huecos. “Hay potencial”, dice. Y borda la explicación de lo que es un crimen de opinión: el potencial. Para ellos el potencial es un peligro, una amenaza. Para mí el potencial es, además, sobre todo, esperanza. Creo en el potencial de Hasel y en el potencial de Tertsch, no me canso, no me rindo. Quiero seguir pudiendo escuchar o leer lo que digan, todo lo que digan. Prohibirles que lo digan no evitará que lo piensen, solo los disfrazará de sujetos más soportables para los demás. Y yo defiendo que haya gente insoportable que diga cosas insoportables. Casi todo lo que pienso hoy fue insoportable alguna vez, alguna vez fue intolerable e intolerado. No creo que todos los deseos de Hasel se hagan realidad y deseo que los más siniestros jamás se cumplan, pero para evitarlo no me sirve que Hasel se calle: sencillamente podrá seguir deseando.

Del dicho al hecho hay un trecho y no quiero que ninguna ley lo recorra por mí. Quiero que Hasel pueda flirtear con la idea de simpatizar con el GRAPO o que Tertsch pueda defender que lo detengan por ello y necesito toda la libertad de expresión para discrepar de ambos.

Necesito toda vuestra libertad de expresión para corregir esta opinión, para descartarla, para acabar odiando esto que acabo de escribir. Necesito que me pongáis contra la pared con argumentos elegantes o palabras gruesas, con falacias o exabruptos. Necesito, al menos, que tengáis derecho a hacerlo.

¿Y qué pasa si alguien escribe un libro proclamando la superioridad de la raza aria? Pues me joderá, mucho, pero sentiré menos miedo si hay millones de expresiones libres en sentido contrario. ¿Y si alguien publica un panfleto explicando cómo se fabrica un cóctel molotov? Pues me entristecerá, pero me urgirá poder expresar libremente los peligros. ¿Y qué hacer si un hombre llama ‘zorra’ a su mujer? Pues no lo sé, pero si llego a encontrar la respuesta será porque alguien la ha expresado o ha expresado la clave que yo necesitaba. ¿Y si estoy equivocado? Pues espero que me lo digan, que me lo demuestren, que me convenzan y que no me detengan por ello.

Anuncios

Esto es intervencionismo y lo demás son tonterías

Hoy, nueva sección: Cosas muy divertidas que la Administración hace para que pasemos un buen rato.

Mientras las hordas neoliberales preparan su penúltimo asalto al Estado, los galos siguen firmes en su defensa de la egalité. ¿Intervencionismo? Intervencionismo es dedicar un pdf de seis páginas a explicar cómo debe ser una buena foto para el carné de identidad francés. Lo demás son tonterías.

Lo más importante es no dibujarte un gorrito con Photoshop (lee el apartado COUVRE-CHEFS, idiota) y hacerte un buen balance de blancos si eres negro (ver apartado LUMINOSITÉ/CONTRASTE).

El famoso episodio de Astérix contra la burocracia en una de sus 12 pruebas adquiere un nuevo sentido…

Nota: Hay un gazapo en el apartado YEUX ROUGES (ojos rojos), erróneamente ilustrado con las imágenes del apartado POSITIONS (no tuerzas la cabeza como un perrito).

(Y que me perdone @lord_kenneth por haberle hecho sufrir el ataque de las ‘ordas’)


EFE sabe y debe hacerlo mejor

Es una de las noticias que más trascendencia mediática ha tenido en las últimas horas. Me refiero al asesinato de una mujer embarazada en una iglesia de Madrid. La agencia EFE ha transmitido su crónica a cientos de medios con algunas incorrecciones clamorosas y me duele.

En el primer párrafo se escribe que el asesino “se quitó la vida con el mismo arma” que había usado para matar a la mujer. La Fundación del Español Urgente, en la que participan la RAE y la propia agencia, alerta de lo siguiente:

“La Fundación del Español Urgente quiere recordar que la palabra arma es de género femenino (…) se ven y se oyen noticias en las que se escriben o se dicen cosas como «los mató con el mismo arma», «la policía sospecha que el asesino empleó otro arma», etc., en lugar de «los mató con la misma arma» o «la policía sospecha que el asesino empleó otra arma»”

Más tarde se dice que “los sanitarios apreciaron a la mujer en cinta“. Si no fuese un suceso tan dramático, resultaría gracioso. La mujer, por supuesto, estaba encinta.

Y después, “los facultativos decidieron practicarla una cesárea“. La propia Fundéu previene contra el laísmo, pero nunca es suficiente.

El teletipo de la agencia, por supuesto, ha sido copiado y pegado automáticamente en decenas de medios de comunicación con las faltas incluidas. Así lo han hecho Telemadrid o El Heraldo de Aragón por ejemplo.

NOTA: Se me olvidaba lo más grave. El último parrafo asegura que “la policía no ha confirmado de que se trate de un nuevo caso de violencia machista”. Ay.


Barbie (sí, esa Barbie) ofrece becas de 3.000 euros

“Barbie Quiero Ser ha llegado a Facebook para hacer realidad los sueños de las niñas, con un programa de becas para contribuir a su formación y ayudarles a hacer aquello que más les apasiona.

Ayuda a tu hija a hacer realidad sus sueños

Uniéndote a la comunidad Barbie Quiero Ser, podrás participar en el concurso. Sólo tienes que contarnos en el muro qué quiere ser de mayor tu hija y qué formación podría ayudarle a convertirse en aquello que más le gusta.

Barbie Quiero Ser premiará el sueño más inspirador con una beca valorada en 3.000 euros. Las otras dos propuestas finalistas conseguirán dos becas de idiomas valoradas en 800 euros cada una.”

No voy a poner un enlace. Lo buscáis por ahí.


Pe se casa con Bardem y EL PAÍS, con el error

Penélope Cruz y Javier Bardem se han casado. Así lo ha contado Mábel Galaz en EL PAÍS, así se lo han dejado publicar y así ha estado colgado en la web durante bastante tiempo.

Corto y pego. Las erratas (escandalosas), las faltas de ortografía (clamorosas), el exterminio de comas y puntos (que hace más evidente el exceso de proposiones -in- subordinadas y -mal- coordinadas) y el estilo (preescolar) de la redacción dan miedo.

¿Estamos, quizá, ante uno de los peores textos periodísticos del año?

Pe y Bardem sellan su boda amor en Las Bahamas

La pareja confirma que se casó a primeros de mes tras tres años de relación

Penélope Cruz de 36 años, y Javier Bardem, de 41, se han casado como ellos querían, en secreto solo con la presencia de su familiares muy cercanos. Ha sido a principio de mes y lejos de España. En un escueto comunicado, Antonio Rubial, jefe de prensa la agencia, Kuranda, ha informado de la boda de la famosa pareja que tuvo lugar “a principios del mes de julio en Las Bahamas, en casa de unos amigos” y que “solo asistieron a ceremonia familiares de la pareja”. Pe y Bardem sellaban a si su historia de amor que comenzó hace tres años cuando ambos rodaron bajo las órdenes de Woody Allen la película Vicky, Cristina Barcelona.

La actriz eligió un traje de uno de sus diseñadores favoritos, John Galiano para unirse a Bardem. En los últimos meses habían sido muchos los rumores que apuntaban a que la pareja estaba planeando casarse y también se llegó a decir que Pe estaba esperando un hijo.

Los actores han llevado su relación con gran discreción. Tardaron mucho tiempo en admitir su relación y no fue hasta la pasada gala de los Goya cuando se dejaron fotografiar juntos sin problemas, aunque siempre se negaron a hablar de sus sentimientos. Ni tan siquiera Bardem acompañó a Pe cuando ella ganó un Oscar en 2009 por Vicky, Cristina, Barcelona la película que les volvió a unir, ya que ellos ya vivieron un breve romance cuando rodaron siendo muy jóvenes Jamón Jamón. La ausencia del actor provocó muchas críticas e incluso se llegó ha hablar de ruptura. Pero se trataba solo de discreción, de su empeño en separar su vida privada de la pública.

En los últimos meses fueron un poco más permisivos con sus apariciones. Se sentaron juntos en la gala de los Oscar para disfrutar de la ceremonia, como ellos mismos apuntaron, si bien Pe estaba nominada de nuevo, y también aparecieron juntos en el festival de Cannes donde esta vez el reconocimiento le llegó a Bardem. Ese día el actor español declaró su amor a Pe delante de todo el mundo: “A mi amiga, mi compañera, mi amor, te debo muchas cosas y te quiero mucho” fue el anticipo de la ceremonia que se acaba de celebrar.

Pe está trabajando en estos momentos en el Caribe, desde allí llegaron fotos a las redacciones de la pareja, que al parecer estaba ya preparando la boda.

A continuación, un recuento provisional de gazapos en orden de aparición.

“Sellan su boda amor: ¡Zas, en todo el titular! ¿Un nuevo tipo de boda? Vale, pero que no lo llamen matrimonio.

“solo con la presencia de su familiares muy cercanos”: ¿Sus familiares más cercanos? Al menos acierta, quizá sin querer, al no poner tilde en el adverbio “solo”: ya no se aconseja, aunque, insisto, temo que haya atinado por error.

“Antonio Rubial, jefe de prensa la agencia, Kuranda,”: ¿La proliferación de comas explica la desaparición de la preposición?

“la boda de la famosa pareja que tuvo lugar”: Un clásico fácil de evitar.

“y que “solo asistieron a ceremonia familiares de la pareja”: Suponemos que el jefe de prensa informó de que solo asistieron a la ceremonia familiares de la pareja.

“Pe y Bardem sellaban a si su historia de amor”: Duele, ¿eh? Quizá es uno de los errores más feos y preocupantes del artículo.

“se llegó ha hablar de ruptura”: A si Así, con hache de hedor.

“desde allí llegaron fotos a las redacciones de la pareja”: Ignoraba que Pe y Bardem se hubiesen convertido en magnates de la prensa y espero que sus redacciones cuenten con mejores redactores que la de EL PAÍS.

Actualización: Después de varias horas, han corregido algunos errores, pero lo compensan con este galimatías recién añadido.

“Javier Bardem fue novio de Cristina Payés duró que una década y concluyó a mediados de los 90.”


El pulpo y los economistas

Ha dicho Cayo Lara que

“un pulpo ha sido más eficaz en sus pronósticos futbolísticos que la inmensa mayoría de los economistas a la hora de predecir la crisis económica”.


Marica, elige: Kylie Minogue o Slavoj Zizek

El debate está abierto. ¿Kylie Minogue o Slavoj Zizek?


Si la heterosexualidad en cuanto norma representa el orden global en función del cual cada sexo tiene su sitio asignado, las reivindicaciones queer no son, simplemente, peticiones de reconocimiento de determinadas prácticas sexuales y estilos de vida en cuanto iguales a otros, sino que representan algo que sacude ese orden global y su lógica de jerarquización y exclusión. Precisamente por su “desajuste” respecto al orden existente, los queers representan la dimensión de lo universal (o, mejor dicho, PUEDEN representarla, toda vez que la politización no pertenece de entrada a la posición social objetiva, sino que supone un acto previo de subjetivización). Judith Butler ha arremetido con fuerza contra la posición abstracta y políticamente reductora entre lucha económica y lucha “simplemente cultural” de los queers por su reconocimiento; lejos de ser “simplemente cultural”, la forma social de la reproducción sexual está radicada en el centro mismo de las relaciones sociales de producción: la familia nuclear heterosexual es un componente clave y una condición esencial de las relaciones capitalistas de propiedad, intercambio, etc. De ahí que el modo en que la práctica politica de los queers contesta y socava la normativizada heterosexualidad represente una amenaza al modo de producción capitalista… Sin duda, habría que apoyar la acción política queer en la medida en que “metaforice” su lucha hasta llegar -de alcanzar sus objetivos- a minar el potencial mismo del capitalismo. El problema, sin embargo, está en que, con su continuada transformación hacia un régimen “postpolítico” tolerante y multicultural, el sistema capitalista es capaz de neutralizar las reivindicaciones queers, integrarlas como “estilos de vida”. ¿No es acaso la historia del capitalismo una larga historia de cómo el contexto ideológico-político dominante fue dando cabida (limitando el potencial subversivo) a los movimientos y reivindicaciones que parecían amenazar su misma supervivencia? Durante mucho tiempo, los defensores de la libertad sexual pensaron que la represión sexual monogámica era necesaria para asegurar la pervivencia del capitalismo; ahora sabemos que el capitalismo no solo tolera sino que incluso promueve y aprovecha las formas “perversas” de sexualidad, por no hablar de su complaciente permisividad con los varios placeres del sexo. ¿Conocerán las reivindicaciones queers ese mismo fin?

Sin duda, hay que reconocer el importante impacto liberador de a politización posmoderna en ámbitos hasta entonces considerados apolíticos (feminismo, gais y lesbianas, ecología, cuestiones étnicas o de minorías autoproclamadas): el que estas cuestiones se perciban ahora como intrínsecamente políticas y hayan dado paso a nuevas formas de subjetivización política ha modificado completamente nuestro contexto político y cultural. No se trata, por tanto, de minusvalorar estos desarrollos para anteponerles alguna nueva versión del esencialismo económico; el problema radica en que la despolitización de la economía favorece a la derecha populista con su ideología de la mayoría moral y constituye el principal impedimento para que se realicen esas reivindicaciones (feministas, ecologistas, etc.) propias de las formas posmodernas de la subjetivización política. En definitiva, se trata de promover “el retorno a la primacía de la economía” pero no en perjuicio de las reivindicaciones planteadas por las formas posmodernas de politización, sino, recisamente, para crear las condiciones que permitanla realización más eficaz de esas reivindicaciones.

Zizek, Slavoj. En defensa de la intolerancia.